Ética: Qué es, Origen, Tipos y sus Características

La ética puede variar en cada rincón del mundo, dependiendo de su cultura, de sus creencias y de las normas de cada comunidad. La ética también es una de las bases para la convivencia de los seres humanos en la sociedad en general. A continuación, descubriremos todo acerca de esta filosofía que estudia lo correcto e incorrecto y que dirige los valores del ser humano.

¿Qué es la ética?

La ética es una rama de la filosofía que se encarga de analizar lo correcto e incorrecto, según la cultura de cada comunidad, y de allí se basarán las normas de dicha sociedad. El objetivo de la ética es llevar al hombre a tener el mejor comportamiento ante los demás y para sí mismo. Las normas de la ética, siempre van a estar basadas en el respeto y la empatía.

A su vez, la ética es una virtud que lleva al ser humano a su realización y alegría, generando una sana convivencia con la sociedad que lo rodea. De esta manera el individuo encuentra el equilibrio para vivir en una sociedad con respeto, felicidad y armonía. Desde pequeños se nos inculca, a través del ejemplo y la enseñanza, cómo debemos comportarnos de la mejor manera para tener un sano desarrollo con la sociedad.

De esta manera, podemos entender que la ética es el estudio de la moral, de lo bueno y de lo malo, de lo correcto y de lo incorrecto, y del deber. También estudia el buen vivir y el buen comportamiento de los humanos. De allí, de la ética, se basan todas las normas de las distintas comunidades o sociedades para la convivencia pacífica de los individuos.

Origen de la ética

El origen etimológico de la palabra ética viene del griego “ethos”, que se refería a ‘morada’ o ‘lugar habitado’. Es decir, que la filosofía de la ética se remonta a la antigua Grecia, cuando la humanidad apenas estaba teniendo sus primeros vestigios de genialidad y autonomía ante el resto de los seres vivos.

En aquella época de los griegos antiguos, el pensamiento estaba dirigido hacia el origen de la Tierra y de todas las cosas. También se buscaba explicar el propósito del ser humano y de su existencia. Homero fue el primero en usar la palabra ‘ETHOS’ y la usaba para referirse al lugar que habitan los seres humanos y los animales. Los distintos filósofos tenían sus propios significados de la palabra, por ejemplo:

  • Aristóteles: Pensaba que la ética era el modo de ser de la persona, su carácter y temperamento, del que emanaban todas sus virtudes.
  • Zenón de Citio: Decía que el ‘ethos’ es de donde emana la vida y todos los actos humanos.

Sócrates fue el primero en emplear el concepto de ‘ética’, y lo usó para referirse al estudio del comportamiento de los hombres en la sociedad o el estudio de la moral. Mucho más adelante, en la edad contemporánea, Martín Heidegger, considerado como el filósofo y pensador más importante del siglo XX, apoyó este concepto, refiriéndose al “ethos” como el lugar o la morada del hombre, es decir, la esencia del Ser mismo.

Tipos de ética

Existen múltiples tipos de ética, a continuación veremos algunos de ellos:

  • Ética epicúrea: Está inspirada en el filósofo griego Epicuro, quien pensaba que el mayor bien se encuentra en el placer. Es decir, que todo lo que produzca gozo está bien, mientras que lo que produzca dolor o culpa está mal.
  • Ética profesional: Está dirigida hacia el ámbito laboral y el comportamiento del sujeto en dicho entorno. También puede variar dependiendo de los códigos de cada profesión.
  • Metaética: Este es el tipo de ética que se encarga de analizar los principios de la misma ética, sus conceptos y origen de la moral.
  • Ética ambiental: Dicha ética es la que procura el mayor respeto hacia la naturaleza, buscando una relación armónica entre el hombre y el medio ambiente.

¿Cuáles son sus características?

La ética se caracteriza por seguir el bien de todos los individuos, sin exclusión alguna. Se caracteriza también por buscar una sociedad más armónica, pacífica y respetuosa, creando confianza entre los seres humanos. Así que la ética es fundamental para obtener una sociedad justa y de bien.

Otra de las características más importantes de la ética es que está en constante revisión y actualización, pues las sociedades cambian y algunas reglas deben modificarse o reafirmarse. Asimismo, la ética se caracteriza también por definir los estándares entre lo que está bien y lo que está mal; aunque no genera respuestas específicas para cada situación, sí es capaz de brindar una guía racional para el comportamiento humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una Web sin cookies no es una sitio formal. Por ello; este sitio utiliza cookies para propiciarle una mejor Información.    Ver cookies