Características de los padres tóxicos

Los padres son parte fundamental en el desarrollo de todo niño, niña y adolescente, sin embargo, si la relación entre los padres y los hijos no es sana, esto podría representar un problema para el futuro del niño. A continuación te presentaremos cada una de las características que poseen los padres tóxicos.

¿Qué son los padres tóxicos?

Los padres tóxicos son aquellos que llevan a cabo conductas y comportamientos que ponen en riesgo el sano desarrollo de sus hijos. Estas conductas y/o comportamientos pueden ser adoptados por los padres en un intento por ofrecerle lo mejor a sus hijos.

¿Cuáles son sus características?

Debido a lo que se acaba de mencionar con anterioridad, resulta muy importante que conozcamos qué caracteriza a un padre tóxico, pues muchos podrían serlo sin siquiera percibirlo.

Son autoritarios, controladores, muy exigentes e inflexibles

Un padre tóxico actúa de forma autoritaria y déspota. Si bien un padre debe tener autoridad, cuando se es autoritario se dejan de lado las necesidades y emociones del niño y se exige un comportamiento determinado, frustrándose si este no obedece como se espera.

Además, los padres tóxicos buscan controlar cada aspecto de la vida de sus hijos, quiénes son sus amigos, cómo debe actuar, qué debe y qué no debe hacer, planifican su futuro, la carrera que estudiará y demás. También suelen ser exigentes y perfeccionistas; en muchas ocasiones resaltan los errores de sus hijos, son excesivamente críticos, manipuladores e intransigentes.

Pueden llegar a ser sobreprotectores o maltratadores

A veces por hacer más se hace menos, y este es el caso de aquellos padres sobreprotectores. Estos generan una gran dependencia en sus hijos, les hacen creer que solo pueden confiar en ellos y que nadie los querrá igual. Esto tiene como consecuencia el desarrollo de inseguridades, dependencia y poca autonomía.

Por otro lado, los padres tóxicos también pueden llegar a ser maltratadores, tanto de forma física como verbal y psicológica. Cualquier error que cometan sus hijos será motivo para insultarlo y agredirlo, haciéndolo sentir menospreciado y bajando su autoestima.

Pueden ser poco afectivos, egoístas y ser un mal ejemplo para sus hijos

Otra característica frecuente en los padres tóxicos es el poco afecto que les demuestran a sus hijos. Esto es fundamental para evitar que en el futuro se conviertan en adultos con carencias afectivas y dependencia emocional. A menudo, los padres tóxicos también son egoístas, creen tener siempre la razón y que las necesidades y emociones de sus hijos no tienen importancia, por lo que hay poca comunicación.

Asimismo, este tipo de padres suelen exigirles a sus hijos determinados comportamientos o conductas cuando ellos ni siquiera dan el ejemplo, generando confusión en sus hijos y una gran decepción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una Web sin cookies no es una sitio formal. Por ello; este sitio utiliza cookies para propiciarle una mejor Información.    Ver cookies